Caricias

Caricias

La aventura de darle alma a las caricias

no son las caricias al alma

porque

¿dónde está la alma esa?

¿puede acariciarse?

¿en qué parte del cuerpo se encuentra?

diquisiciones filosóficas

de un viernes por la noche en que estoy sólo

con Mabel y Cachilo

perros compañeros que son alma,

son caricias pero

estoy sólo

no hay humanidades cercanas

¿las necesito?

¿o puedo bien sólo?

¿Y dónde

se dibuja la línea difusa

entre el que acepta,

o se resigna?

¿Acaso tengo la valentía

de dormir sólo esta noche, otra noche

una más entre tantas las noches?

sí, una y treinta y tres veces sí

tengo la fuerza, el coraje

ya aprendí

son pocos los vientos

que mueven mi firmeza

soy árbol de enredadas raíces

fuertes, largas

suficientes para sostenerme pero

también los árboles

son un apenas

del plan que los excede y

también esta firmeza

sabe que hay caricias

que hay planes mayúsculos

y minúscula es la letra

cursiva que se transforma

en línea difusa que se disuelve

en la hoja que ya no es hoja

en la alma que es caricia

tuya la caricia

me entrego.

Andrés Lewin

Inédito

Tags:

Libros
Otras entradas